Entradas

¡Gracias a todos!

Imagen
  Muchas gracias a todos los que me habéis acompañado este 17 de noviembre en la presentación de  Segell: El Libro de la Cereza . ¡Ahora por fin comienza su recorrido en manos de los lectores! Quiero agradecer especialmente a Alberto Santos y a Carlos L. García-Aranda; a todo el equipo de la editorial; las músicas Génesis Liévano y Teresa Cos, y a Víctor Chaves por el maravilloso póster exclusivo del evento.  Ahora toca comenzar a preparar el  primer recopilatorio de relatos de la saga  (¡animaros a participar en el curso!). 2023 va a ser un año muy interesante...

La Zeta mayúscula

Imagen
Francisca arrastró su humanidad al sillón, a la vez que forzaba una sonrisa en la que achinaba muchos los ojos, intentando parecer sincera. Con una mano saludaba a sus recientes colegas; con la otra se apoyaba en el bastón, cuya punta se clavaba en la alfombra roja de quita y pon.  Se dejó caer en el asiento como un saco de cemento, aunque ella era menos argamasa y más ladrillo, el último en la construcción de aquel bastión que pretendía defender a las Letras de su gran enemigo: el Cambio. Además, su primer novio la criticaba por escribir auténticos ladrillos.  El fotógrafo del evento se puso de cuclillas delante de ella, obligándola a estirar discretamente la falda para cubrirse las rodillas y las medias de compresión. Escondido tras su objetivo, el hombre se permitió recordarle que debía sonreír, algo que la anciana encajó como una impertinencia, aunque respondió con la obediencia de un cordero y no con la furia de una zorra vieja. El flash encandiló momentáneamente a Francisca, a la

En brazos

Imagen
  Empujar por primera vez una silla de ruedas te remueve algo dentro. Quizá sea porque tomamos conciencia del cuerpo de una persona a la que estábamos acostumbrados a ver como una figura liviana, móvil, autónoma; de súbito, a la colección de datos que le dan forma en nuestra memoria debemos añadir otro de enorme evidencia: su peso. Esta información no falta en otras familias cuyos miembros sí se tocan. Pero sí escasea en la mía, donde la gravedad de los cuerpos es asunto privado; un tabú inducido por la práctica de no tocar ni dar abrazos, o por vocación a tener los pies en el suelo. En cualquier caso, no es la primera vez que empujo a mi abuela en su silla de ruedas. La novedad es hacerlo para cruzar el arenal que lleva a la playa, a través de un camino de tablones de madera que beneficia tanto al niño en su cochecito, como al anciano (en realidad está allí para sus cuidadores, secretarios de sus pocos o muchos kilos). No hay nada sisífico en este trayecto plano. La brisa sopla y el s

La magia en la literatura fantástica

Imagen
La magia no es un requisito indispensable en la literatura fantástica , y si este género existe es precisamente para trasgredir las normas que rigen el mundo real y transmutarlo en uno nuevo...  Aún así, y a riesgo de contradecirme, a continuación os dejo siete recomendaciones que, en mi opinión, hacen de la magia un elemento más creíble e interesante, y que me han servido a la hora de crear las sagas de Heliópolis y  Segell : 1. La magia debe ser escasa La magia siempre debe entenderse como una alteración del orden natural. Los mundos fantásticos en los que su uso es común y corriente corren en riesgo de devaluar su impacto, o de perder la magia como artefacto narrativo. Mientras más escasa sea la magia, mayor será su valor. 2. La magia debe ser cara La magia debe ser costosa, y difícil de encontrar y de dominar. Debe "pasar factura" al adepto, ya sea requiriéndole un gran esfuerzo, agotando su maná o su bolsillo, causándole daño físico... Dicho de otro modo: la magia debe